La Magia del Orden

27/12/17

En mi cumple pasado mi mejor amiga me regaló este libro. Tenía muchas ganas de tenerlo desde hace varios años, cuando recién salió y todos hablaban de el.

Después de tanto ruido, hasta sentí que lo había leído sin haberlo hecho jaja pero al fin lo tuve en mis manos. Hasta puse mi libreta de lado para estar haciendo apuntes todo el tiempo.


Creo que me aferré  a tenerlo porque lo necesitaba. Les voy a contar un poquito.

Cuando era chiquita, tenía un sentido del orden  muy obsesivo. Recuerdo cuando mis primas me visitaban y movían las cosas de su lugar, sentía dentro de mí una fuerza extraordinaria que me impulsaba inmediatamente a devolver a su sitio cada cosita así se haya desplazado tan sólo unos milímetros.  No podía hacer mis deberes con paz o cualquier actividad típica de mi niñez sin ANTES tener absolutamente todo ordenado. 

Cuando entré a la Universidad no sé cómo, cuándo o por qué, pero ese efecto se revirtió al 100, de ser una compulsiva del orden me convertí en la reina del desorden. Me despreocupaba completamente dormir entre papeles o ropa. Me hice de la vista gorda como dicen y me olvidé de mis principios de la infancia por completo.

Para serles honesta no sé si me gustaba ser como de niña o como ahora que me denomino más "relax" ajaaa!🙈

Sea lo que sea, orden se necesita en todos lados y más cuando tienes familia, cuando trabajas desde casa y cuando tienes un marido paciente pero que le gusta el orden y la limpieza.

Tengo que encontrar un yo equilibrado entre la niña y la adolescente. Es necesario.

Empezar el año con tu casa organizada, sentirse con todo bajo control, sin duda aligera la carga y todo parece más en paz y relajado.
Se siente un respiro y algo muy bonito desde el fondo.

No quiero decir que antes de ordenar todo no fuera así, la relación entre lo material y lo emocional no debería tener demasiada conexión, pero he comprobado que sí la hay. No amo hoy más lo que ya desde siempre he amado, pero si me siento más en armonía en un ambiente más limpio, más sencillo y rodeándome sólo de las cosas que me hacen realmente feliz. Es algo un poquito difícil de explicar, pero que vas viviendo conforme lees el libro. 

Es bonito, de fácil lectura y se les hará muy ameno. Quizá yo hubiera esperado poquititito más o será que yo perdí la chispa de tanto que escarbé en internet y de tantos reviews que leí? jajaja
Como anteriormente les dije si fue el impulso necesario que necesité justo en este momento, pero quizá no haga falta precisamente leerlo para hacer el cambio.


Les comparto unas premisas que destaqué del libro, que tal vez les sirvan a ustedes:

  • Debemos organizar de una vez por todas. No en partes, ni hoy un poquito y mañana otro (como yo siempre lo hacía). Todo de una buena vez, para que el entusiasmo y la gratificación sea inmediata y para siempre.
  • Que tu prioridad para ordenar sea por categoría. Es decir, todos los artículos de papelería en un sólo sitio, todos los cosméticos en uno sólo, etc.. y no poner en distintas áreas de diversas categorías.
  • Conserva las cosas que te hacen feliz de verdad. Aquellas que al verlas o usarlas te arranquen una sonrisa. Y no basta hacer uso de este criterio sólo mientras estamos en operación, sino conservarlo para siempre, por ejemplo al hacer nuevas compras.
Estas claves para mí son las más importantes y sencillas de seguir. Ojalá les sirva también a ustedes para iniciar el año con toda la actitud y el orden necesario.


¿A ustedes también les gusta hacer limpieza al final del año?


Publicar un comentario

© karen thaco. Design by FCD.