Reto Latinas: Mis Propósitos 2018 / Board Inspiration

14/12/17

No recuerdo con exactitud cuándo fue la última vez que escribí una lista de propósitos, y no sé si fui obligada a hacer una por la escuela o por la presión social jaja.

Lo que sí sé es que no me encanta hacerlas porque las rompo a la primera de cambio. Y mi propósito de dieta eterna se rompe el 5 de Enero con la rosca de Reyes. 🙊 (Récord total)

Pero en fin...este año hacer una fue la propuesta de mi grupo #retolatinascreativas. Para serles honesta, me gusta todo lo que sea capaz de "retarme" así que pasé enumerando todo Diciembre un sinfín de cosas absurdas y borrandolas de un jalón el 31.

Al final concluí que soy más cursi que una canción de Camila y que mis propósitos este 2018 serán cumplidos porque sino me dejo de llamar Karen.😂


1. Dar más besos y abrazos.

Y sobre todo a la gente que quiero, a mis hijos principalmente, ellos están creciendo a la velocidad de la luz, ahorita soy capaz incluso de tomarlos a la fuerza sino quieren ser estrujados  pero al final terminan en medio de una carcajada que quiero pensar que significa felicidad.

Un abrazo y un beso te relaja, es un hermoso canal que transporta emociones más fuertes y grandes que las que abarca una palabra. Es indudablemente un manifiesto de amor que todos deberíamos dar y recibir.

Desafortunadamente a veces me centro en otras cosas que considero "importantes" y me olvido de lo que realmente lo es.

2. Soñadora imparable.

Esto de hacer las cosas que te gustan, pero que llevan implícito una intención monetaria se vuelve muchas veces un dolor de cabeza. Mis más hermosos sueños muy a menudo se vuelven mis pesadillas más terroríficas y no soy capaz de ordenar mi vida, porque tengo un to do list esperando siempre en la mesa de noche.

Sumemos que me casé con otro loco como yo, a los que el hamster no les para ni de noche, nos damos cuerda mutuamente, no sólo nos apoyamos sino que nos agregamos sal y pimienta el uno al otro, y en medio de cada travesía lloramos, nos recuperamos, nos damos palmaditas en la espalda y seguimos con doble entusiasmo. Nos desvelamos trazando planos imaginarios. Le ponemos pause a nuestra serie favorita porque tuvimos una nueva idea. Tal para cuál.

Pero por sobre todas las cosas, con pros y contras me encanta ser como soy, una soñadora emperdernida, apasionada por la vida, por las cosas pequeñitas, por las grandes, por los momentos, por ver el cielo de colores y que se me caiga la baba, por ver una montaña a lo lejos y querer abrazarla. Estas ganas de ser una dreamer no quiero que se termine jamás.


3. Tener más empatía y respeto por el planeta.

No es que no la tenga, pero a veces no la suficiente.

Cuando estaba chiquita recuerdo haber visto en el mercado como mataban a los pobres pollos. Lo recuerdo como la bajeza más cruel que había presenciado hasta entonces (sino es que la única en vivo), y jamás volví a comerlos porque me inundaba de recuerdos desagradables y tristes. No estoy segura pero creo que lloré todo el día. Mi mamá que siempre ha sido mi compañera y amiga incondicional, a pesar de mi corta edad apoyó mi decisión y alentó mi acto gentil.

Mi corazón de pollo recogió gatos de la calle desde la infancia, metidos en la mochila para que nadie se diera cuenta, hizo amistades con los cochinitos de tierra y hasta hace poco llenamos la casa de perros rescatados en busca de nuevos hogares. Les quitábamos las garrapatas con pinzas saca cejas y les inyectábamos antibióticos, a algunos les dábamos de comer en la boca, lavábamos los patios ochorrocientas mil veces y un par de cosas más que aunque cansaban demasiado fueron actos #madeinwithlove.

No veo diferencia entre estos animalitos y todos los demás, los admiro, los quiero y agradezco su espectacular presencia en este mundo porque embellecen y maximizan la vida. Hacen que cada pieza embone perfectamente y se sostengan los ciclos.

Muchas personas me han cuestionado, criticado, ven irreverente nuestro modo de pensar (y escribo "nosotros" porque este Sr. que tengo a lado llora con la película de Hachiko a moco tendido, para que se den idea, no sé quién influenció a quién, o si ambos, o si Dios nos hizo y nosotros nos encontramos😍). Pero yo cada día que pasa me enamoro más de lo poco que nos queda y lo quiero abrazar tanto como me sea posible con todo mi amor y amabilidad. NO quiero ser indiferente y no puedo serlo.

Esto a su vez quiero que funja de ejemplo para mis pequeños hijos. Que ellos a través de nosotros, aprendan que podemos tener una vida completamente maravillosa sin necesidad de la crueldad. Que no todo lo que se ve es la verdad absoluta y que es bonito pensar diferente.


4. Aprender algo nuevo

Con orgullo y esperando que la madre tigre nunca lea mi post, les comparto que este añito que pasó leí más que NINGÚN otro año. Aún cuando en la secundaria me obligaron a leer Ana Frank en un mes, o cuando me las di de muy intelectual y leí por vez primera Cien Años de Soledad que tanto ama mi mamá, o cuando me aventé mis Calditos de Pollo para el Alma que mi  tía Vero me regaló. ¡No! Nunca leí tanto y nunca amé leer tanto como este año.

Me reservo la cifra para que esto no parezca presunción y porque tampoco lo es, pero para mí fue dar un salto importante en mi vida. Nunca antes me había sentido tan contenta, tan inspirada, con tantas ganas de compartir lo que mis lecturas removían en mi ser. Nunca había sentido tan mío leer por gusto y tener una adicta-fascinación por hacerlo.

Cada libro me ha dejado una semilla de aprendizaje que alimenta mi motor creativo. Cada uno de ellos fue una lucecita en el camino cuando la necesité y un jalón de orejas otro par de veces. Algunos de ellos nos unieron como familia y otros tantos los leí a prisita y en el baño jaja.

Leer, tomar cursos ya sean gratis o pagados, aprender las curiosidades que te apetecen de la vida, tener inquietudes por aprender algo de lo cuál no sabes lo suficiente, alimentar tu sed de investigación y tu hormiguita trabajadora es sin duda un propósito que cualquier persona deberíamos tener. Y no sólo tenerla sino arraigarla consigo mismo como parte de nuestra vida. Es decir, para siempre.


En fin... esta lista de 4 propósitos pareció convertirse en contrato jajaja. Espero este año con la ayuda de Dios sepa vivir al máximo cada uno de mis días y apreciar desde mi corazón todo lo que él nos provee. Principalmente, centrándonos en que las personas somos lo más importante y que el tiempo es nuestro mayor tesoro y hay que disfrutarlo.

¡Feliz 2018! Trabajen duro por sus propósitos y abracen mucho a sus seres amados.

3 comentarios

  1. Qué buenos propósitos, Karen, ¡me encantan! Ay, si algún día pudieses hacer una lista con los libros que has leído y recomendarnos algunos estaría genial ❤️✨

    ResponderEliminar
  2. Te amo, siempre te apoyare en cualquier idea, locura y proyecto que puedas tener. Debo agregar que no solo lloro en la de Hachiko, hay varias jaja pero no te doy mas cuerda de la que ya te acabo de dar!

    ResponderEliminar

© karen thaco. Design by FCD.