Para mi Mamá

7/5/18


Mi mamá me crió con demasiado amor, con paciencia, con alegría y con tenacidad, creo que así lo podría describir mejor. A veces deseo con todo mi ser poder ser al menos la mitad de lo que mi mamá fue en su crianza conmigo. Siempre tenía palabras de aliento y optimismo, me mostró la realidad del mundo, lleno de desventuras y oscuridad, pero me lo dijo con tanta ternura que igual me moría de ganas de vivir :). Sus correcciones parecían más un par de abrazos suavecitos. Ver juego de gemelas con pizza y coca es nuestro recuerdo más bonito juntas. Me ha enseñado aún tanto a estas alturas, y un montón de cosas que aún no descifro, formulas que me pierden más que cálculo matemático.

Su modo amable y gentil de ver la vida me hizo creer que yo podía hacer lo que quisiera si lo deseaba con todo el corazón, me hizo confiar en mí y en las personas, me hizo sentirme orgullosa de mis gustos o cosas "extrañas", celebró mis logros como loca y se entregó a mis sueños como si fueran propios. Me enseñó a ponerme en los zapatos de los otros y a confiar infinitamente en la misericordia de Dios. De ella aprendí que nada es imposible con esfuerzo y entrega. Fue ella la primer persona que creyó en mí y en lo que hago con toda su alma, y sé que sin ella no estaría haciendo todo esto que me hace tan feliz.

Gracias mami, porque no dejas de sorprenderme. ¡Eres la persona más bonita que conozco!


Y de paso, ahora eres también la mejor suegra y abuela del mundo. Tus nietos añoran a la distancia tener a su abuela consigo todos y cada uno de sus días. Y Samy nunca lo admitirá pero te quiere tanto como yo. Bueno, no, yo te quiero mucho más.


Publicar un comentario

© karen thaco. Design by FCD.